El BMW 850 CSi fue uno de los deportivos más sofisticados del siglo XX. Su motor de V12 de 380 caballos, su maravilloso interior, la ingente electrónica aplicada y la cinemática activa del tren trasero hicieron de él un vehículo único.
Más información en www.documentosdelmotor.com